Ilustración 1 y 2. Ciclo de la economía circular (arriba). Fuente: Link imagen) y Ciclo biológico y técnico de un producto, junto con rueda de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) (abajo). (Fuente: Composición modificada)

Buenos días ciudadanas,

Feliz miércoles y feliz día de la Tierra, espero que estéis todos bien, superando éste confinamiento que a veces parece eterno. Espero amenizarlo un poco con el post semanal.

Hoy quiero hablaros sobre dos palabras que últimamente se están escuchando bastante en redes y sobre todo, en el mundo de los negocios. Seguramente, todos estéis familiarizados con este concepto, pero no le habíais puesto nombre. Pues bien, de lo que vamos a hablar es de economía circular.

Actualmente, vivimos en un mundo en el que se impone el consumismo, sobre todo de artículos de usar y tirar (¿cuánta gente reutiliza un vaso de plástico?). Vivimos en una economía lineal donde los recursos naturales se extraen, se producen bienes que consumimos y finalmente generamos un residuo. Este modelo ha generado un gran desarrollo industrial, un nivel de crecimiento económico muy elevado y comenzó a desarrollarse principalmente con la llegada a nuestras vidas del plástico. Pero a pesar de llevar mucho tiempo con nosotros, es un modelo problemático, en el que cada segundo más de 200 kilos de plástico son vertidos en los mares y océanos del mundo, según el informe «Plásticos en el pescado y el marisco», publicado por Greenpeace.

Sin embargo, no siempre hemos seguido éste modelo, antes las cosas se hacían para que durasen y se las intentaba dar un segundo uso. No hace falta retroceder tanto, si viajamos a cualquier pequeño pueblo de lo que ahora les gusta llamar «la España vaciada», se aplica la economía circular a la perfección. Cuando leo en redes publicaciones que enfocan la economía circular como algo novedoso, siempre pienso en mis abuelos o en mi madre. Para que lo entendáis, os voy a dar un par de ejemplos muy simples:

  • Mis abuelos viven en un pueblo y siempre han tenido animales en casa, además ¡tienen gloria!. Sí, gloria, no logro encontrar la palabra técnica pero viene descrita en la RAE como «Pavimento hecho sobre un hueco abovedado, en cuyo interior se quema paja u otro combustible para calentar la habitación». Claro, de ahí vendrá la expresión «estar en la gloria»… Se estaba muy a gusto tumbado en el suelo del salón de mis abuelos. Bueno, no nos desviemos, debido a estas dos características de su casa, mis abuelos separan los residuos orgánicos por tipos para dar de comer a todos los animales y los papeles y cartones que se generan, para quemarlos en la gloria. Al fin del día, el residuo final es muy próximo a cero y la factura de la luz bastante menor.
  • Por otro lado, mi madre es modista y no sé si por ser hija de mis abuelos, o por qué, pero también tiene muy interiorizado el concepto de economía circular. Mi hermana y yo siempre hemos «heredado» algo de ropa de otros familiares mayores gracias a que nuestra madre la arreglaba. Nada se tiraba, incluso nuestra ropa nueva acababa en el armario de nuestros primos pequeños. Teníamos y tenemos, pijamas hechos de sobrantes de tela de sus arreglos e incluso ahora, en tiempos de confinamiento y con menos carga de trabajo, confecciona bolsos y mochilas a partir de pantalones vaqueros viejos que, de otra forma, acabarían en la basura (ilustración 3). Ahora lo llaman «upcycling«…

Esto es economía circular, es volver a los orígenes, y podemos aplicarla cada día en nuestras casas y para que la sociedad pueda hacer una transición a una economía circular. Si queremos dar una definición, podríamos decir que es un modelo que se asemeja al comportamiento cíclico que se da en la naturaleza, donde los residuos de un proceso son la materia prima del siguiente. Se diferencia de la economía lineal de que se intenta aprovechar todo lo más posible, no sólo reciclando, como en la que podríamos llamar economía del reciclado. Podemos ver un esquema en la siguiente ilustración:

Ilustración 4. Diferencia entre los tres tipos de economía. Fuente: Elaboración propia.

Sólo hace falta aplicar algunos principios, unos novedosos y otros que se han venido aplicando durante siglos. Aquí os describo algunos de ellos:

  • Recuperar: En la economía circular, los residuos pueden ser recuperados de dos formas: Si es un residuo técnico puede ser incorporado a un proceso industrial, y si es un residuo biológico puede ser devuelto a la biosfera de alguna forma.
  • Compartir o reutilizar: Plataformas de uso compartido de diferentes bienes o servicios (un ejemplo, y como actualmente todo está en inglés: carsharing) y reutilizar (el ejemplo de la ropa de mis primos o de aplicaciones como Vinted).
  • Restaurar: Recuperar un objeto que es un residuo, pero que por su condición, puede convertirse en útil de manera muy sencilla, aplicando algunas técnicas de bricolaje, en el caso de los muebles, o de otro tipo.
  • Reusar: Utilizar algo que ya ha sido usado sin necesidad de mejorar sus propiedades mediante una restauración pero con otro objetivo al que se usaba. Ejemplo : Un vaso viejo de plástico para meter los bolis.
  • Virtualizar: Desmaterializar objetos (ebooks, etc.) implica ahorro de material.
  • Cambio de procesos: Sustituir materias primas por otras renovables, nuevas tecnologías, productos más fáciles de desmontar, nuevos servicios, etc. Ejemplo: Ofrecer servicios de reparación.

A partir de estos principios podemos aplicar la economía circular en casa, o comprar productos a empresas comprometidas con la economía circular, pudiéndonos ahorrar un dinerito y ahorrando residuos al planeta. Incluso estos principios se pueden aplicar a una empresa que estés pensando montar, o que ya tengas, pero que necesitas dar una vuelta de tuerca para adaptarte a la economía circular.

Si tenéis una empresa, os propongo cuatro pasos para convertirla en una empresa más circular:

  1. Realizar un análisis de ciclo de vida del producto que vende o de su servicio, es decir, estudiar todos los componentes que entran y salen de tu negocio para fabricar u ofrecer tu producto/servicio. Con éste análisis podrás decidir qué estrategia seguir después. Por ejemplo: ¿Por qué tener una ferretería al uso si puedes crear una plataforma de alquiler de herramienta? Esto es lo que hace Toronto Library. No necesitas comprar stock, unos usuarios prestan herramienta a otros y viceversa, o puedes disponer de un stock fijo, que alquilas.
  2. Realizar una estrategia de ecodiseño: consiste en integrar los aspectos ambientales en el diseño y desarrollo del producto con el objetivo de reducir el impacto ambiental a lo largo de la vida del producto.
  3. Producción más limpia. Muy ligada al ecodiseño. Por ejemplo, puedes intentar sustituir componentes químicos de un producto, por otros de origen natural, reducir la cantidad de producto que utilizas para fabricar un envase, etc.
  4. Logística inversa: Consiste en estrategias para la recepción por parte de la empresa de productos o residuos enviados por los clientes, una vez usados. Ejemplos: Reutilización de envases de productos, servicios de reparación de electrodomésticos, etc,

Un buen ejemplo de empresa que aplica estos principios es IKEA, con su iniciativa “Salvemos los muebles”.

¿Qué beneficios tiene la economía circular a nivel empresarial?

Económicos

  • El ecodiseño, la reutilización y la reducción o conversión de residuos en productos puede suponer un ahorro neto anual de 600.000 millones  de euros en empresas.
  • Desarrollo de nuevos modelos de producción y de consumo.
  • Innovación y aplicación de las nuevas tecnologías.
  • +8% del volumen de negocio anual de las empresas de la Unión Europea.
  • Incremento del PIB europeo en un 7%.

Ambientales

  • Reducción anual de las emisiones de gases de efecto invernadero de entre el 2 y el 4%.
  • Mejor protección de los recursos naturales.

Sociales

  • Creación de empleo.
  • Mejora de la salud y calidad de vida de los ciudadanos.
  • Fomento de la integración territorial y social.
  • Mejora la imagen de la empresa (Responsabilidad Social Corporativa, de la que hablaremos en otro post).

Además de los beneficios de aplicar la economía circular en sí, existen mecanismos de financiación que favorecen la aparición de negocios circulares o modificación de negocios a circulares y que pueden incentivaros si tenéis una empresa a dar el paso:

Para algunos de ellos, ya ha finalizado su plazo de inscripción pero podéis buscar otros.

Espero que os haya gustado la publicación y tengáis algo más claro lo que es la economía circular, y si no es así ya sabéis, podéis contactarme por el blog o las redes sociales. Como hemos podido ver, la economía circular no es nada nuevo, pero para luchar contra el cambio climático y el uso descontrolado de recursos provocados por la globalización, siempre es bueno volver a los orígenes.

Un saludo ciudadano

One thought on “ECONOMÍA CIRCULAR ¿REVOLUCIÓN O COSTUMBRE?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *