La cumbre del clima finalizó el pasado domingo en Madrid, durando tres días más de lo esperado y sin un acuerdo sólido en el mercado de carbono* de cara a revalidar el acuerdo de París.

La presidenta de la cumbre del clima de Madrid (COP25) y ministra de Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt, asegura que no está satisfecha con los resultados, a pesar de que se ha puesto «corazón y esfuerzo para buscar acuerdos».

Carolina Schmidt, presidenta de la COP25. Fuente: El día. La opinión de Tenerife.

También apuntó que, a pesar de no haber llegado a un entendimiento en los términos del mercado de carbono «dejamos como legado un texto ambicioso y altamente sólido que permite generar las bases para un mercado de carbono sin doble contabilidad y entregando recursos para su adaptación».

«Queríamos cerrar el Artículo 6 para implementar un mercado de carbono robusto con integridad ambiental, enfocado en generar recursos para transitar hacia un desarrollo sustentable, basado en bajas emisiones y resiliente al clima», algo que no ha sido posible: «Es triste no haber podido llegar al acuerdo final, estuvimos tan cerca» comentaba la ministra Schmidt.

Por su parte, la ministra para la Transición Ecológica de España en funciones, Teresa Ribera declaraba: “El mandato es claro: los países tenemos que presentar contribuciones nacionales más ambiciosas que las actuales en 2020, es importante responder a las demandas de la gente y de la ciencia, y comprometernos a hacer más y más rápido”.

A partir de ahora, los países deben presentar compromisos climáticos antes de la próxima cumbre del clima de Glasgow (COP26), antes de la cual, las Naciones Unidades elaborará un Informe de Síntesis previo con todos estos compromisos, con el objetivo de cumplir el Acuerdo de París.

Los grandes escollos de las negociaciones, se veían venir antes de comenzar la COP, y venían por parte de los grandes emisores:

  • EEUU: Formalizó su renuncia a la firma del Acuerdo de París días antes de iniciarse la COP25.
  • Brasil, China e India: La polémica opción de que los países pudieran usar bonos anteriores para el Acuerdo de París deseada por estos países, no gustó al resto, como era de esperar, ya que de poder usarse bonos pre-2020, no se estaría descarbonizando ni haciendo reducciones de emisiones efectivas. Estos países invertían grandes sumas de dinero en los bonos antiguos, y no acabaron muy contentos.
  • Las discusiones sobre el financiamiento climático quedaron bloqueadas por EEUU y Australia y no fueron lo suficientemente reforzadas por otras grandes economías (UE, Japón o Canada)

Sí que hubo acuerdos en otros ámbitos, éstas son las claves del documento “Chile-Madrid: Tiempo de Actuar”:

  1. Mayor ambición: como ha pronunciado la presidenta chilena.
  2. Papel de la Ciencia: Destacado por Teresa Ribera.
  3. Transversalidad: El cambio climático es una cuestión transversal, que afecta a diferentes ámbitos: finanzas, ciencia, industria, energía, transporte, bosques, agricultura, etc.
  4. Océanos y usos del suelo: Se reconoce la importancia de los océanos en el sistema climático y se celebrará un diálogo de océanos y otro de usos del suelo en junio de 2020, como respuesta a los informes del IPCC publicados este año y de los que ya hablé en el anterior post.
  5. Género: Nuevo Plan de Acción de Género con el objetivo de que las mujeres jueguen un papel importante en la negociación internaciones del clima.
  6. Financiación de pérdidas y daños: El objetivo es que el Fondo Verde del Clima, destine por primera vez recursos frente a las pérdidas y daños que se pudieran ocasionar en los países más vulnerables a los fenómenos climáticos extremos. Además se crea la “Red de Santiago” que proporcionará asistencia técnica y organizaciones de expertos a estos países vulnerables.
  7. Fracaso en los mercados: Como hemos dicho anteriormente, no se ha llegado un acuerdo en torno al artículo 6 del acuerdo de París.
  8. Multilateralismo que fomente la cooperación internacional para la lucha contra el cambio climático.
  9. Sociedad y Transición Justa: Transición hacia un mundo libre de emisiones debe ser justa, e impulsar la creación de empleo decente y de calidad.
  10. Nuevo ciclo: Los negociadores reconocen la importancia de los actores no gubernamentales en la acción climática y les invita a incrementar su acción

Espero que os haya parecido interesante el resumen, he intentado ser claro y escueto, y como conclusión: “Los países deben de ser más firmes en sus compromisos, Europa actúa bien, pero sin los grandes emisores, cualquier acuerdo que se firme en el futuro no servirá para nada y las reducciones de los países más comprometidos no serán suficientes”.

Un saludo ciudadano

* Mercados de carbono: Instrumento de financiación climática concebido con el objetivo de reducir las emisiones creado tras el protocolo de Kioto. El mercado se basa en “bonos de carbono”, y en la compra-venta de certificados de reducción de emisiones (CERs), permisos de emisión, montos asignados anualmente (AAUs) o unidades de reducción de emisiones (ERUs). El funcionamiento es básico, cada país se compromete a reducir sus emisiones voluntariamente hasta un objetivo, aquellos que lleguen a reducir debajo del objetivo, tiene excedentes para poder comerciar o tramitar a través del sistema de mercado de bonos, mientras que aquellos que tengan emisiones por encima de lo establecido deberán adquirir contratos llamados Instrumentos de Financiación de Carbono. El funcionamiento se basa en el mercado bursátil.