Diferentes tipos de ecoetiquetas. Fuente: Geoinnova.

Buenos días ciudadanos y feliz martes. Espero que el período de cuarentena durante el estado de alarma esté pasando bien, que todos estéis bien y los que aún tengan que trabajar, darles las gracias por permanecer al pie del cañón para que no nos falte lo imprescindible. Hoy os voy a hablar de forma un poco general sobre el eco-etiquetado de los productos y las ventajas que puede aportar a nuestra empresa, desde el punto de vista económico, de organización y por supuesto, como herramienta de marketing.

Espero que os guste la publicación, si alguien tiene una empresa y tiene interés en que le cuente un poco más en profundidad sobre el tema, sólo tiene que contactarme a través del blog o las redes sociales.

Pues bien, para comenzar, debemos saber lo que son las etiquetas ecológicas: se trata de símbolos de distinción que se imprime en el envase del producto o sobre el producto,  otorgados a aquellos que poseen un menor impacto sobre el medio ambiente que otros, considerando su análisis de ciclo de vida u otros parámetros.

Su principal objetivo es dar respuesta a la necesidad de las empresas de poder contar con un sistema que les permita conocer las cualidades medioambientales de sus productos, con el fin de identificarlos frente a los de su competencia y de que los consumidores también los identifiquen frente a los de la competencia.

Existen tres normas ISO relacionadas con los productos:

ISO 14021 – Tipo II

Se diferencia de la anterior principalmente en el alcance, ya que los requisitos medioambientales no están predefinidos, sino que son definidos por el fabricante, haciendo además sus propias etiquetas. Esta norma es útil para aquellas empresas que no puedan cumplir con los requisitos de la ISO14024, sea por proceso u otros motivos, pero que posean un producto que puede ser ecológico y quieran diferenciarse de los no ecológicos. No abarca todo el ciclo de vida del producto. Muestran cantidad de información variable, depende del fabricante, su coste es medio/alto y su reconocimiento por parte del cliente es medio, pero por parte del consumidor final, es alto.

ISO 14025 – Tipo III

Esta norma presenta un informe técnico que resume los datos más significativos del comportamiento ambiental de un producto. No identifica a los productos ecológicos y sí que abarca todo el ciclo de vida. Muestran mucha información, su coste es alto y su reconocimiento por parte del cliente es alto, pero por parte del consumidor final, es bajo.

ISO 14024 – Tipo I

Identifica productos ecológicos, abarca todo el ciclo de vida y el producto que la lleva cumple con unos requisitos predefinidos, consensuados por entidades reconocidas y de acceso público. Estas etiquetas, al ser consensuadas, pueden estar en muy diferentes productos. Una vez realizado el proceso, requiere una verificación obligatoria por una tercera parte, así como una certificación por una tercera parte. Muestran poca cantidad de información, su coste es medio/alto y su reconocimiento por parte del cliente es alto, pero por parte del consumidor final, es bajo.

Dentro de las etiquetas tipo I, existen diferentes:

Etiqueta Ecológica Europea

Etiqeta Ecológica Europea. Fuente: ScientiaBlog

Es una etiqueta tipo I. Como fabricante, también puedes optar por intentar obtener la Etiqueta Ecológica Europea, cuyo objetivo es la promoción de productos que pueden reducir los efectos ambientales adversos, en comparación con otros de la misma categoría. Esta etiqueta se ajusta al Reglamente Europeo (CE) 1980/2000, de 17 de julio de 2000, relativo a un sistema comunitario revisado de concesión de etiqueta ecológica. Es de carácter voluntario  y también se controla por un proceso de certificación y auditoría según norma ISO 14024. Sin embargo, ésta etiqueta no es de aplicación en:

  • Productos alimenticios.
  • Bebidas.
  • Productos farmacéuticos.
  • Dispositivos médicos definidos en la Directiva 92/42/CEE.
  • Sustancias o preparados clasificadas como peligrosas en las Directivas 67/548/CEE y 1999/45/CEE.

Si tienes una empresa y quieres solicitar tu etiqueta ecológica europea, puedes acceder a la web del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, para obtener información sobre cómo funciona el sistema de elaboración de criterios, su ámbito de aplicación, etc.

Sellos de calidad y etiquetas Semi Tipo I

Son fácilmente reconocidas por los consumidores.

  • Es un etiquetado voluntario.
  • Implica el otorgamiento de una etiqueta cuando el producto cumple ciertos requisitos.
  • Tienen como objetivo identificar y promover productos ecológicos.
  • Los criterios ecológicos que deben cumplir son establecidos para cada categoría de producto después de considerar los impactos durante todo su ciclo de vida. Están dirigidas al público.

Podemos destacar, a nivel mundial, las siguientes etiquetas:

Marca AENOR Medio Ambiente: Concebida para distinguir a los productos que tengan una menor incidencia en el medio ambiente durante su ciclo de vida.

Agricultura Ecológica Europea: No confundir con la Etiqueta Ecológica Europea, ya que ésta es un sello de agricultura ecológica de la Unión Europea. Ofrece a los consumidores la garantía de que el origen y calidad de los productos cumplen con los criterios establecidos en un reglamento (ley) de la Unión Europea. Es obligatoria para todos los alimentos ecológicos envasados en la Unión Europea. Este sello nos indica que un alimento ha sido producido cumpliendo unos estándares de técnicas agrarias sostenibles: evitando el uso de productos químicos, antibióticos, etc. Normalmente, suele venir con etiqueta de denominación de origen del producto que vemos debajo de la Etiqueta Ecológica Europea.

FAIRTRADE: Es realizada por las organizaciones de miembros de la Fair Trade Labellig Organizations (FLO). Se certifican que los productos agrícolas como café, cacao, miel, azúcar, banana y té, han sido comprados directamente a pequeños productores de países en desarrollo, a quienes se les ha garantizado un precio justo. Es importante decir que esta certificación no implica un manejo ambiental estricto, aunque es tenido en cuenta.

FSC: (Certificación forestal): Certifica que los bosques de los que proviene el producto (papel, madera, etc.) se han gestionado respetando el medio ambiente y los derechos humanos.

Ángel Azul (Alemania): Se emplea en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), junto con la explicación de por qué el producto es ecológico.

NF ENVIRONMENT (Francia): Es una etiqueta certificada voluntaria concedida por AFNOR, la asociación de normalización francesa. Para que a un producto le sea concedida esta etiqueta debe cumplir con requisitos ecológicos y de tipo fitness. Estos criterios son establecidos tras negociaciones entre los fabricantes, el consumidor, asociaciones de protección ambiental y de distribución, así como de las autoridades públicas.

Cisne Nórdico Noruego – Cisne Blanco (Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia): Sus criterios se basan en el ciclo de vida de los productos, incluyendo criterios como el consumo de recursos naturales y energía, emisiones al aire, agua y al suelo.

Existen muchas más, pero éstas son las principales a nivel español y europeo, espero que os haya gustado ésta publicación y que cuando vayáis a comprar prestéis atención a los productos, para ver si contienen alguna ecoetiqueta. Si tenéis una empresa y deseáis más información acerca de cómo solicitar o los requisitos que debemos cumplir para cada etiqueta, escribidme y os informo.

Pasad buen día.

Un saludo ciudadano.

One thought on “El eco-etiquetado: herramienta de mejora ambiental, marketing y calidad”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *