Ilustración 1. Imagen de Beijing, durante el confinamiento y antes del confinamiento. Fuente: The BFD

Buenos días ciudadanas,

En anteriores publicaciones, hemos tratado el tema de cómo influye el COVID-19 y sobre cómo afecta el confinamiento a la disminución de la contaminación, y sobre cómo se han sucedido disminuciones de contaminación históricas por diversos motivos, de esto último os dejo un gráfico interactivo que he encontrado en Global Carbon Project. Han pasado algunas semanas y han sido publicados más artículos y estudios dando datos de cómo se ha reducido la contaminación a nivel mundial, incluso los científicos, se plantean considerar el año 2020, como un referente de hasta dónde se pueden reducir las emisiones anuales de gases contaminantes.

Hasta no tener los datos anuales, no podemos afirmar nada con determinación, pero se han realizado modelizaciones y algunos escenarios estiman que 2020 podría recortar más del 50% la contaminación con respecto a 2019. Otros estiman una reducción anual de emisiones de CO2 procedentes de la aviación,de en torno a 350 millones de toneladas, o megatoneladas (Mt), según un estudio del Australian Institute.

Pero, ¿ésta reducción anual total es significativa? ¿Cómo podemos saberlo? Corinne le Quéré, profesor de ciencia del cambio climático en la universidad de East Anglia, comenta que esta crisis puede ralentizar el crecimiento de emisiones de CO2, pero no disminuirlo. “Durante los últimos 10 años, las emisiones han crecido con una tasa anual del 1%, esto supone 317 Mt, por lo que se necesitaría una reducción muy grande para ver una caída este año. Es posible, pero no creo que podamos decirlo aún”.

Pues bien, si se cumplen las estimaciones del estudio Australiano, no sólo habríamos estabilizado las emisiones durante 1 año, teniendo en cuenta la reducción de 350 millones de toneladas, sino que las habríamos reducido un 10%, solamente contando la reducción procedente de la aviación.

Los escenarios más optimistas calculados por expertos de Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, o IPCC, en inglés, nos dicen que actuando, se produciría un aumento anual de emisiones muy bajo, o incluso una reducción.  Para los que no estéis familiarizados con lo que es un escenario de emisiones, por describirlo de forma sencilla es una simulación de las emisiones en el futuro, realizando una serie de suposiciones sobre variables que pueden influir en las emisiones, tales como población mundial, desarrollo socio-económico y cambios en la tecnología. Son inciertos, pero dan imágenes sobre cómo estas variables van a determinar las emisiones de carbono a nivel mundial. Sirven para apoyar a los análisis de cambio climático, incluyendo los análisis de impactos, adaptación y mitigación.tos escenarios ocurra tal y como se describe es bastante incierta.

Pues bien, existen cuatro tipos de escenarios descritos, que después se subdividen en otros escenarios:

  • Familia de escenarios A1: Describe un mundo futuro con un rápido crecimiento económico, una población que llega a su máximo en 2050 y se reduce después, y una rápida introducción de nuevas y más eficientes tecnologías. Los escenarios A1 se desarrollan en tres grupos que describen direcciones alternativas en términos de cambios tecnológicos en el sistema energético.
    • A1F1: Basado en combustibles fósiles
    • A1T: Basado en fuentes de energía no fósiles.
    • A1B: Basado en un balance entre todos tipos de energía.
  • Familia de escenarios A2: Describen un mundo muy heterogéneo. El tema subyacente es la autosuficiencia y la preservación de las identidades locales. La población sigue aumentando. El desarrollo económico está orientado a nivel regional y los cambios tecnológicos más fragmentados y lentos que en otros escenarios.
  • La familia de escenarios B1 tiene el mismo desarrollo de población que en A1, pero con rápidos cambios en la estructura económica hacia una economía del servicio y la información, con una reducción en la necesidad de materiales y la introducción de tecnologías limpias y eficientes. El énfasis se marca en las soluciones globales a la sostenibilidad económica, social y ambiental, incluyendo más equidad, pero sin iniciativas climáticas adicionales.
  • Familia de escenarios B2: Describe soluciones locales a la sostenibilidad ambiental, social y económica. La población aumenta constantemente pero a una tasa menor que A2, unos niveles medios de desarrollo económico, y más lentos pero diversos cambios de tecnología que en B1 y A1. Si bien, este escenario está orientado hacia la protección ambiental y la igualdad social, se centra en niveles locales y regionales.

Si representamos la evolución de las emisiones globales de CO2 en los diferentes escenarios, obtenemos las siguientes gráficas:

Ilustración 2. Emisiones mundiales anuales totales de CO2 provenientes de todas las fuentes (energía, industria y cambios en usos del suelo desde 1990 hasta 2100 (en Giga toneladas de Carbon (GtC/año) para las familias y los seis grupos de escenarios. Fuente: IPCC, 2000, “Emission Scenarios”.

Si nos fijamos en la evolución de las gráficas de la ilustración 2, desde la proyección de 2020 hasta el 2100, las dos únicas que disminuirían sus emisiones anuales son A1B y B1, ambas a partir de 2050. Podemos ver que la tasa de disminución se encontraría en torno a 0.04 GtC/año y 0.12 GtC/año, respectivamente.

Si pasamos estos datos a megatoneladas para compararlos con los del estudio del Australian Institute, una gigatonelada (GtC) son mil millones de toneladas, por lo que habría que multiplicarlo por mil.

  • A1B: 40 MtC/año.
  • B1: 120 MtC/año.
  • Estudio del Australian Institute: Si transformamos las 350 MtCO2/año a MtC/año para realizar una comparativa, obtenemos 95,45 MtC/año. 95,45 MtC/año sólo procedentes de la aviación (comparando 2019 con la estimación para 2020).

Como podemos ver, los estudios calculan unas reducciones solamente en el sector de la aviación, que se encuentran entre ambos escenarios, aproximándose más al escenario B1. A ésta reducción habrían que sumarle además la de todos los otros transportes y sectores que emiten (industria, etc.), aunque es cierto que el sector residencial, por motivos obvios, está aumentando sus emisiones (consecuencia del confinamiento).

Está claro que éste año es especial, y la economía no se está desarrollando con normalidad, los vuelos a nivel mundial están paralizados, pero estamos viendo que la reducción de la contaminación, no sólo de CO2 sino de otros contaminantes como el NO2, así como la contaminación de las aguas. Esta reducción trae efectos visibles que podemos observar estos efectos en las siguientes ilustraciones y en este vídeo. Si aplicamos las pautas recomendadas en los escenarios, podemos reducir nuestras emisiones a éstos niveles.

Ilustración 3. India Gate en Nueva Dehli, antes y durante el confinamiento. Fuente: Asistademy.
Ilustración 4. Cuidad Prohibida en Pekín. A la izquierda, en febrero de 2020, durante el confinamiento. A la derecha, febrero de 2018. Fuente: Primicias.

Personalmente, me gustaría que nos moviésemos más hacia el escenario B1, donde se apuesta por cambios en la economía de mercado, llevándola hacia una economía de servicio y de la información junto con la introducción de tecnologías limpias, pero veremos qué pasa.

Debemos seguir la senda de cambio que se había empezado a implementar en todo el mundo antes de ésta crisis: apostar por la economía circular, las energías renovables, la política medioambiental y la penalización de las energías sucias si queremos que el descenso de emisiones ocurrido en la pandemia no sea un espejismo. Si nos descuidamos puede ocurrir incluso un efecto rebote, donde las emisiones aumenten a un ritmo descontrolado provocado por la necesidad de recuperar las pérdidas económicas que se han producido, mediante el incremento de la actividad industrial.

La economía del futuro será circular o no será, y sobre esa temática escribiré en mi próximo post.

Espero que os haya gustado la publicación, y si tenéis algún comentario, ya sabéis, contactadme vía blog o redes sociales.

Un saludo ciudadano

Javier Fernández Lorenzo             

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *